Escuchar la voz de Anastasia me hace bien. No tengo deseos de cortar. Quisiera seguir hablando con ella. Le he deseado buena suerte con la mudanza. Nos hemos quedado un momento en silencio.

—Cuelga tú —me dice en voz baja.

Evidentemente nos hemos vuelto dos adolescentes tontos. No puedo creerlo. Y tampoco puedo evitar sonreír.

—No, cuelga tú.

Me hace mucha gracia mantener esta conversación. No recuerdo haberla tenido antes.

—No quiero— me dice con voz dulce.

—Yo tampoco.

Nuevamente nos quedamos unos segundos en silencio. Paradójicamente no es incómodo. Tiene algo mágico.

—¿Estabas enfadado conmigo?

—Sí.

—¿Todavía lo estás?

—No.

Y es verdad. No estoy enfadado. Su dulzura tiene poder. Joder! Estoy en problemas con esta chica.

—Entonces, ¿no me vas a castigar?

—No. Yo soy de aquí te pillo, aquí te mato.

—Ya lo he notado.

Sonrío. Creo que no estamos hablando de nada. Solo se trata de estar juntos. Podríamos decir cualquier cosa en este momento. Es embriagadora.

Intento poner un freno a esta situación. Me siento un poco ridículo.

—Ya puede colgar, señorita Steele.

—¿En serio quiere que lo haga, señor?

—Vete a la cama, Anastasia.

—Sí, señor.

Las ganas de jugar que tiene, lo relajada que se la escucha la vuelven muy seductora. Sin embargo, no cuelga el maldito teléfono. Hace que esté como un tonto por ella y al mismo tiempo me pone nervioso.

—¿Alguna vez crees que serás capaz de hacer lo que te digan?

—Puede. Lo sabremos después del domingo.

Y finalmente cuelga.

Solo tardo un rato en quedarme profundamente dormido.

A la mañana siguiente me encargo de mandarle a su nueva casa una botella de chanpagne. Bollinger Grande Année Rosé 1999.

Escribo una tarjeta.

Señoritas:

Buena suerte en su nuevo hogar.

Christian Grey

Me aseguro de que llegue a nombre de amabas y le agrego un globo con la forma del Charlie Tango. Lo ato a la botella. Creo que le gustará el detalle a la hermosa Anastasia.

El encuentro con Mia es estrepitoso. No para de contar cosas de París ni de hacer preguntas sobre mi vida. No le alcanza el tiempo para terminar una pregunta que ya comienza con otra.

La cena familiar también es una invasión de preguntas. Mi madre propone un cena con Anastasia y con Katherine. Elliot acepta de inmediato.

Mamá no para de decir lo agradable que le ha resultado Ana. Quiere que todos la conozcan. Quiere que todos compartamos ese momento.

Accedo porque sé que será lo mejor. Trato de no preocuparme: ya encontraré una buena forma de solucionarlo.

Pasamos un buen momento en familia.

De vuelta en casa me pregunto cómo estará Anastasia. Es demasiado tarde para llamarla. Tal vez, ya esté durmiendo.

El domingo me despierto temprano y le mando las indicaciones para que llegue bien a casa.

De: Christian Grey

Fecha: 29 de mayo de 2011 08:04

Para: Anastasia Steele

Asunto: Mi vida en cifras

Si vienes en coche, vas a necesitar este código de acceso para el garaje subterráneo del Escala: 146963.

Aparca en la plaza 5: es una de las mías.

El código del ascensor: 1880.

Christian Grey

Presidente de Grey Enterprises Holdings, Inc.

Me sorprende lo rápido que llega la respuesta. No pensaba encontrarla despierta. Veo que la señorita Steele está ansiosa tanto como yo.

De: Anastasia Steele

Fecha: 29 de mayo de 2011 08:08

Para: Christian Grey

Asunto: Una añada excelente

Sí, señor. Entendido.

Gracias por el champán y el globo de Charlie Tango, que tengo atado a mi cama.

Ana

Sonrío. Hoy será un día magnífico. Descubro su buen humor en el mail que acaba de mandarme. Lo tomo como una promesa de todo lo maravilloso que vendrá.

De: Christian GreyFecha: 29 de mayo de 2011 08:11

Para: Anastasia Steele

Asunto: Envidia

De nada.

No llegues tarde.

Afortunado Charlie Tango.

Christian Grey

Presidente de Grey Enterprises Holdings, Inc.

Cuando termino de enviar el mail pienso un momento. Hoy es el gran día. Hoy vendrá a casa y firmará el contrato. Estoy expectante. Y muy feliz.

Puedes seguir leyendo más capítulos de “El origen de Grey” y de “En la Piel de Grey” descargando gratis la app “50 Sombras” para Android o iPhone, o accediendo directamente desde tu ordenador a http://www.trilogiacincuentasombras.com/fanfiction/

Deseo recibir en mi correo los próximos capítulos de “En la piel de Grey”
Si te ha gustado, compártelo!
FacebookTwitterGoogle+
 

0 Comentarios

Deja un comentario.

Deja un comentario